DISPONIBLES PARA SUS PEDIDOS EN EL AREA DE DULUTH - GA

DISPONIBLES PARA SUS PEDIDOS EN EL AREA DE DULUTH - GA

Tuesday, June 23, 2015

alberto martinez around the world



timbero 
mentiras son
pa , fuera 
chan chan
pintate los labios maria
la comparsa
mi tumbao
habanero de rumba 
funky sea funky dew
gautaca city
amor por ti
rise

Monday, June 22, 2015

mongo santamaria ,,,,,jazz


mongo santamaria  el bravo




mongo santamaria  brazilian sunset



mongo santamaria  ! arriba la pachanga !



El conocimiento del mundo musical caribeño por parte de la escena del jazz tuvo lugar, básicamente, durante el desarrollo del Bebop, en la década de los 40, sobre todo, gracias a los esfuerzos de Dizzy Gillespie al iniciar la simbiosis entre estos dos mundos. Machito desde el otro lado, hizo lo suyo por dicha fusión. 
A partir de ahí, no fué estraño observar elementos musicales latinos en la música de numerosos combos de jazz. Paralelamente, algunos músicos emigraron del Caribe a Estados Unidos y poco a poco la colonia latina se fué extendido, con lo que la influencia fué en desarrollo. Todo se consagro definitivamente a principios de la década de los años 70. Al mismo tiempo, la influencia del jazz sobre la música latina (nos referimos a la Salsa en particular) también es un hecho patente y tampoco es extraño observar la presencia de jazzmen en grupos dirigidos por músicos latinos. 
Ramón «Monqo» Santamaría, fue uno de los primeros emigrantes procedentes de la Habana para establecerse, en un principio en Estados Unidos, bajo las direcciones de Tito Puente y Cal Tjader. Poco después, comenzó a dirigir sus propios grupos en los que trataba de aunar los elementos de la música latino americana con los de rhvthrn-and-blues y los movimientos de moda (<<Madison y Twist»). La misma inquietud la compartieron otros líderes de la escena como el recientemente fallecido Willie Bobo. Tras el éxito conseguido con la grabación del tema de Herbie Hancock «Watermelon Man», Santamaría consolidó su reputación en Estados Unidos. Como percusionistas, su labor es intocable. Estilísticamente influenciado por el gran Chano Pozo, Mongo se ha dibujado como uno de los más destacados interpretes de las tumbadoras y de los bongos, siendo, por otra parte, uno de los pocos percusionistas capaces de trasladar el lenguaje africano «lucurni» a sus instrumentos. 

Este disco representa uno de los últimos esfuerzos de Mongo en el mundo discográfico. Entre los músicos participantes destaca el pianista Hilton Ruiz, niño prodigio y actual «partenaire» de Paquito D'Rivera, que se siente igual de cómodo en el mundo del jazz. como en el de la Salsa. Lew Soloff, en otro tiempo trompetista perteneciente al grupo Blood-Sweet-Tears, es un trompetista que está «en todas» últimamente. Su nombre puede aparecer aliado de Mongo, como en este disco, o bajo las directrices de Gil Evans. En la formación encontramos otro músico de la comunidad latina de nueva York tales como Sal Cuevas o Boby Sanabria. Marty Sheller antiquo trornpetista de Mongo, es el responsable de la composición de algunos de los temas, así como de la producción del album. De esta forma, todo queda en casa. Este es un nuevo y feliz mensaje de Mongo Santamaría. Espero que les guste._ Carlos González